Fiestas de Murcia

También se puede disfrutar en Murcia de un amplio programa de Fiestas que se llevan a cabo en tres periodos diferenciados: Semana Santa y Fiestas de Primavera, Feria de Murcia en Septiembre, y Navidad y Reyes.

La Semana Santa, declarada de Interés Turístico Nacional, durante la que desfilan las imágenes de la Pasión de Cristo y que visten a la ciudad de los colores de cada cofradía: azul, rojo, magenta, negro, morado, blanco; destacando, por su popularidad, los desfiles de Miércoles y Viernes Santos. Este último desfile saca por las calles de Murcia la obra escultórica del insigne escultor Francisco Salzillo.

Las Fiestas de Primavera, que se celebran la semana siguiente, cuentan también con la declaración de Interés Turístico Nacional, y las conforman dos grandes manifestaciones (además de conciertos, Certamen Internacional de Tunas, etc.) el Bando de la Huerta y el Entierro de la Sardina.

El Bando de la Huerta, explosión de color en la primavera murciana, tiene su origen en el homenaje que los huertanos rendían a la Patrona, a la que ofrecían sus productos. Refleja el hermanamiento de la huerta con la ciudad, que se pone de manifiesto en el desfile de los participantes ataviados con el traje huertano (refajos y zaragüelles).

Signo totalmente distinto tiene el Entierro de la Sardina. Finalizada la Cuaresma, tiene lugar esta fiesta fantástica, fantasmagórica y báquica, en la que el desfile de las carrozas que representan a los dioses del Olimpo y sus allegados, precedido del “Velatorio” y “Testamento” de Dª Sardina, culmina con la quema de la misma tras haber inundado de juguetes a las numerosas personas que lo presencian.

Desde el año 2000, durante los meses de Mayo y Junio, con el fin de conmemorar el octavo centenario de la entrada en Murcia del Rey Alfonso X “El Sabio”, bajo cuyo reinado convivieron en nuestra Ciudad, de manera armoniosa y pacífica, gentes pertenecientes a distintas culturas: Musulmana, Judía y Cristiana, se viene desarrollando el “Festival Internacional de las Tres Culturas”. Festival, que nació en un momento en que se hizo necesario, ante los brotes de racismo y xenofobia, recuperar esa tolerancia que caracterizó la convivencia de nuestros antepasados.

En Septiembre, en virtud del privilegio concedido por el Rey Sabio, se celebra la Feria de Murcia, dentro de la cual se ha recuperado la Feria del Ganado, caracterizada por las instalaciones del recinto de la FICA, así como conciertos y otras manifestaciones culturales.

Coincidiendo con este periodo festivo tiene lugar el Festival Internacional de Folklore en el Mediterráneo. También se realizan los desfiles de Moros y Cristianos, que conmemoran la entrega de la Ciudad por el Rey Moro al príncipe D. Alfonso.

Dentro de la Feria de Murcia tiene lugar la celebración de corridas de toros, y una serie de actividades en torno a la Feria Taurina: aperitivos y encuentros taurinos, con la participación de críticos y personajes ligados al mundo de los toros.

El periodo festivo concluye con la Romería de la Fuensanta, que ha estado en la Catedral desde el jueves anterior al comienzo de la Feria, a su Santuario del monte que es acompañada a pie por los romeros no sólo del Municipio, sino, prácticamente, de toda la Región.

Se cierra el año con las Fiestas de Navidad y Reyes. Es de resaltar las instalaciones de belenes monumentales: el que instala el Ayuntamiento, el de la Peña de la Pava, los belenes de Casillas y Monteagudo, que junto a la ambientación de las calles (luces y adornos navideños), hacen de Murcia una ciudad mágica, sobre todo para la población infantil, que volverá a la vida cotidiana tras los desfiles de Papá Nöel y la Cabalgata de Reyes Magos.

Murcia, por su herencia histórica, fiestas, luz y hospitalidad, su clima primaveral durante todo el año, es un lugar ideal para pasar una estancia agradable llena de actividades a realizar e invertir así parte del tiempo libre.

Fuente: http://www.murcia.es/historia/fiestas_.asp

Fotos: http://fiestas-primavera.laverdad.es/